viernes, 23 de enero de 2015

TARTA DE CHOCOLATE BLANCO Y LIMON

Tiempo de elaboración / de 2 a 4 horas
Dificultad / es difícil pero vale la pena intentarlo, aunque no quede del todo perfecta a la vista... el sabor es impresionante.


Ya de vuelta de vacaciones tocaría hacer recetas un poco más saludables y desintoxicantes, pues los excesos de estos días siempre pasan factura, pero como hemos tenido un cumpleaños en casa, esas recetas tan sanas tendrán que esperar (qué excusa más mala para retrasar la dieta...;-). 

Vi la receta en el blog El Rincon de Bea y al instante supe que esa era la tarta ideal para el cumpleaños de mi pareja, que es un apasionado del chocolate blanco. Por supuesto no me ha quedado tan perfecta como a Bea, pero estoy muy contenta con el resultado para la primera vez que hago este tipo de tartas tipo layer cake, y sin los utensilios necesarios para conseguir una cobertura super lisa. Lo más importante, como siempre, es hacerla con amor. 



Ingredientes (para 12-15 raciones)

He utilizado estas cantidades para preparar 4 bizcochos en un molde de 25 cm. Pero podéis elaborar 3 o 4 bizcochos en un molde de 15-20 cm, depende del molde que tengáis y lo alto que queráis que os quede el pastel. El proceso de elaboración es el mismo.

280 g chocolate blanco
380 ml leche
130 g azúcar moreno claro
500 azúcar blanco
225 mantequilla a temperatura ambiente
4 huevos L
480 harina de trigo todo uso
4 cucharaditas de levadura química tipo Royal
4 pizcas de sal
Mermelada de limón

Para la cobertura
115 ml nata para montar
135 g chocolate blanco
150 g mantequilla a temperatura ambiente
150 g azúcar glass  

Elaboración
Hay dos formas de hacerlo, podemos preparar la masa de los bizcochos de una sola vez y separarla después en 3 ó 4 moldes, o bien dividir las cantidades indicadas de los ingredientes entre cuatro y preparar cuatro masas. Lo ideal es hacer toda la masa de una vez para que nos queden los cuatro bizcochos homogéneos. Pero yo lo he hecho de la otra manera, un bizcocho por vez. En este caso hay que ajustar muy bien las cantidades para que nos queden los cuatro bizcochos idénticos. Aún así, a mi me han quedado dos más húmedos y un poco más compactos que los otros dos. 
  1. Ponemos un cazo a calentar con la leche, el chocolate blanco troceado, el azúcar moreno y 1/3 del azúcar blanco. Llevamos a ebullición y retiramos del fuego. Removemos hasta que se derrita el chocolate y reservamos.
  2. Precalentamos el horno a 170ºC.
  3. Preparamos el/los molde/s untándolo/s con mantequilla y forrando la base con papel de horno.
  4. Tamizamos la harina con la levadura y la sal.
  5. Batimos el resto del azúcar con la mantequilla hasta que blanquee y quede una masa espumosa. Aprox. unos 3 minutos.
  6. Añadimos los huevos uno a uno, dejando que se incorpore bien el primero antes de añadir el siguiente, en el caso de hacer toda la masa de una vez. En el caso de hacer 4 masas independientes sólo añadiremos un huevo a cada bizcocho.
  7. Añadimos a la mezcla anterior la harina en dos veces y batimos hasta que se mezcle bien.
  8. Por último añadimos la mezcla de chocolate ya frío y removemos bien.
  9. Pasamos rápidamente al/los molde/s e introducimos en el horno durante 20-30 minutos. Depende de la altura del bizcocho. El mío sólo necesitó 20 minutos para cocerse, pero si utilizáis un molde más pequeño el bizcocho tendrá mayor altura, por lo que necesitará 30 minutos para cocerse bien. La prueba del palillo nunca falla, cuando pinchéis el bizcocho si sale seco es que ya está y si sale con masa es que le faltan unos minutos.
Recomendación: los bizcochos se dejan enfriar sobre una rejilla boca abajo. Es mejor prepararlos de un día para otro antes de montar el pastel para que no sean tan frágiles.

Elaboración de la cobertura
  1. En un cazo calentamos la nata, justo antes de que comience a hervir la apartamos del fuego.
  2. En un bol troceamos el chocolate y vertemos sobre él la nata caliente. Removemos y dejamos enfriar.
  3. En otro bol batimos la mantequilla con el azúcar glass durante 3 minutos.
  4. Vamos añadiendo a la mantequilla el chocolate a cucharadas y mezclando bien. Dejamos enfriar 15 minutos en la nevera si nos queda un mezcla demasiado blanda.
Montaje de la tarta
  1. Colocamos de base un bizcocho, lo cubrimos con mermelada y colocamos el siguiente bizcocho encima. Así hasta colocar el cuarto bizcocho.
  2. Con un recortador de bordes recortamos el borde de los bizcochos para obtener un borde liso y homogéneo. Yo he utilizado un aro redondo grande pero un poco más pequeño que el diámetro de los bizcochos y he cortado los bizcochos de esa medida. Así me han quedado los bordes super lisos.
  3. Vamos con la cobertura de chocolate. Primero damos una capa fina que llamamos tapa migas, dejamos enfriar en la nevera para que se endurezca, y después terminamos de cubrir con una capa más gruesa. Nos ayudamos con una espátula, mejor si tenemos una de pastelería larga.
  4. Decoramos a nuestro gusto y reservamos en la nevera. Esta tarta nos puede aguantar hasta una semana, pero si podemos consumirla en los tres primeros días mucho mejor. 
Recomendación: la mermelada que elijáis mejor que tenga un punto de acidez porque la tarta es bastante dulce, así contrastará. Bea en su receta utiliza mermelada de piña, es otra muy buena opción.