viernes, 24 de octubre de 2014

ALUBIAS VERDINAS CON ALMEJAS

Tiempo de elaboración / 2 horas y media
Dificultad / media

Ingredientes

320 g de alubias verdinas
2 zanahorias
1 cebolla
1 pimiento verde
1 chirivía (o un nabo)
1 ramita apio
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
1 l de caldo de pescado
1 l de agua (o lo que admita)
400 g almejas
50 ml de vino blanco
Aceite
Sal



Las alubias verdinas son un tipo de legumbre típico de Asturias, es una variedad muy fina y mantecosa, que va mejor con ingredientes como el pescado y marisco más que con carnes y embutidos como otras legumbres. Esta receta es bastante ligera, a pesar de ser un plato de cuchara con legumbre, pues no lleva sofrito y apenas lleva grasas. Así que puede servirse perfectamente como un primer plato o entrante

La única dificultad de podéis encontrar es el punto de cocción de las alubias, que no queden duras ni se os pasen, por eso a partir de las dos horas de cocción debéis controlarlo cada diez minutos. También es importante que las almejas os queden al punto, en cuanto se abran ya están listas, no dejar que cuezan demasiado si no quedarán duras y chiclosas.

Elaboración
  1. En la olla ponemos las alubias verdinas que previamente habrán estado en remojo en agua fría durante al menos 12 horas. Le añadimos las verduras enteras, la hoja de laurel, un diente de ajo, el caldo de pescado y el agua, ambos en frío. También un poco de sal.
  2. Ponemos a calentar tapado hasta que comience a hervir, entonces lo destapamos y bajamos el fuego.
  3. Cocemos durante 2 h mínimo, o hasta que estén tiernas las verdinas. A medida que se consume el agua habrá que ir añadiendo más, también se puede añadir más caldo de pescado o de verduras, pero siempre frío.
  4. Cuando las alubias estén bien cocidas, retiramos las verduras (deshechamos el laurel y el apio) las trituramos en la turmix y las incorporamos de nuevo al guiso. Esto es lo que nos dará la consistencia espesa. Probamos y rectificamos de sal si hace falta.
  5. En una sartén ponemos el otro diente de ajo picado a sofreir con un poco de aceite, cuando esté saltando añadimos las almejas, que previamente habrán estado en agua con sal durante un día para eliminar todas las impurezas, y el vino blanco. Ponemos el fuego al máximo y tapamos. Aquí se podría añadir también un poco de perejil picado junto con el ajo.
  6. En unos minutos las almejas se abrirán, entonces apagamos el fuego y las incorporamos al guiso junto al agua que hayan soltado.
  7. Damos unas vueltas para que se mezclen los sabores y servimos inmediatamente.
Versión para imprimir