jueves, 15 de mayo de 2014

ESPARRAGOS BLANCOS CON VINAGRETA DE ARANDANOS Y PISTACHOS

Tiempo de elaboración / 30 minutos
Dificultad / baja


Aunque la temporada del espárrago toca a su fin, todavía estamos a tiempo de degustar estos increíbles espárragos que nos han traído de Tudela de Duero (Valladolid), carnosos, jugosos y de escasa fibrosidad, por algo deben ser los preferidos de Ferran Adrià

Cada año, por el mes de mayo, se celebra la Fiesta de Exaltación del Espárrago de Tudela de Duero donde, además de comprar y degustar los mejores espárragos, se puede participar en multitud de actividades entorno a este producto de la tierra.

Les hemos preparado con un aliño que bien nos puede servir para cualquier ensalada de verano, una vinagreta a base de arándanos desecados y pistachos.

Con esta receta de la vinagreta participamos en el concurso que organiza el blog www.lassalsasdelavida.com en colaboración de Cocina con Bra.


Ingredientes

Un manojo de espárragos blancos frescos
Un puñado de arándanos desecados
Un puñado de pistachos repelados
9 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
3 cucharadas de vinagre de vino blanco
Sal 
Azúcar
Sal maldon
Perejil para decorar (opcional)


Elaboración
  1. Lavamos bien los espárragos, cortamos la parte de la base por donde rompa con las manos, y los pelamos con el pelador, sin llegar a tocar la punta, y asegurándonos de quitar bien todas las fibras.
  2. Los atamos como un manojo con hilo de bridar y los ponemos a cocer en abundante agua con sal y azúcar, con las puntas hacia arriba sin cubrirlas de agua, durante 20 minutos.
  3. Pasados los 20 minutos tumbamos el manojo para que se cubran también las puntas y lo tenemos otros 10 minutos más. Así no se nos romperán ni quedarán más cocidos por un lado que por otro.
  4. Los sacamos del agua y escurrimos.
  5. Preparamos la vinagreta. En un bol ponemos el aceite y el vinagre y batimos con las varillas hasta que emulsione.
  6. Picamos los pistachos y los arándanos con el cuchillo y los incorporamos a la mezcla. Removemos bien y dejamos reposar unos minutos para que se mezclen los sabores.
  7. Disponemos los espárragos en una fuente o plato y cubrimos con la vinagreta. Por encima de cada espárrago ponemos un poco de sal maldon y, si nos gusta, también un poco de perejil picado para darle color. Se pueden servir fríos o templados.