lunes, 14 de abril de 2014

BUÑUELOS DE VIENTO CON AZÚCAR Y CANELA

Tiempo de elaboración / 40 minutos
Dificultad / baja


Ayer recibimos la visita de un buen amigo y decidimos preparar unos ricos buñuelos de viento, aprovechando la ocasión y que es típico de estas fechas. Por si no lo sabéis, la masa de los buñuelos es la misma que la de los profiteroles, la diferencia está en que éstos últimos se hacen al horno y las buñuelos se fríen en aceite. Así que con ésta tenéis dos recetas en una ;-)

Los buñuelos se pueden rellenar de crema pastelera, de nata, de chocolate... de lo que queráis, nosotros simplemente los hemos rebozado en azúcar y canela. Están riquísimos de todas las maneras!!!

Os recordamos que también tenemos otra versión de buñuelos en el blog, buñuelos al vino tinto, también riquísimos.

Ingredientes (para unos 25 buñuelos)

50 g de mantequilla
1 cucharada de azúcar
125 ml de leche
La piel de una naranja
75 g de harina
1 cucharadita de levadura química en polvo
3 huevos medianos
1/2 cucharadita de sal
Azúcar y canela al gusto para rebozar

Elaboración
  1. Ponemos en un cazo la leche, la mantequilla, la piel de naranja (sin la parte blanca) la cucharada de azúcar y la sal, y ponemos al fuego hasta que hierva.
  2. Cuando se haya derretido todo y comience a hervir sacamos la piel de naranja y vertemos toda la harina junto con la levadura de una vez. Removemos con una cuchara de madera hasta que se integre todo bien y nos quede una masa homogénea sin grumos.
  3. Retiramos del fuego y dejamos que la masa se enfríe un poco. 
  4. Vamos incorporando los huevos de uno en uno. Cuando el primero está completamente integrado añadimos el segundo huevo y así con el tercero.
  5. Calentamos abundante aceite en una sartén y comenzamos a freir los buñuelos, haciendo pequeños montoncitos con la ayuda de dos cucharas. No conviene que el aceite esté excesivamente caliente, es mejor que se doren poco a poco y así se harán bien por dentro.
  6. Escurrimos el exceso de aceite en una bandeja con papel absorbente y, todavía calientes, pasamos por la mezcla de azúcar y canela.