martes, 15 de enero de 2013

CALABACINES REDONDOS RELLENOS

Tiempo de elaboración / 1 hora
Dificultad / media-baja


Estos calabacines no son fáciles de encontrar y son algo más caros que los normales, pero para una ocasión especial o cuando hay invitados en casa son más originales en cuanto a presentación. Me los encontré de casualidad en mi frutería habitual y no dudé un instante en cogerlos, sin saber muy bien qué iba a hacer con ellos. Cuando llegué a casa me acordé que tenía algo de atún en el congelador y entonces decidí que los preparía con un relleno de atún.


Ingredientes (4 personas)

4 calabacines rellenos
6 patatas pequeñas
250 g de atún fresco
400 g de tomate triturado
1 cebolla
1 pimiento verde
2 ajos
perejil picado
Aceite de oliva virgen extra
Sal en escamas


Elaboración

1.  Encendemos el horno a 200ºC. Lavamos bien las patatas, las envolvemos con papel de aluminio y las introducimos en el horno sobre la rejilla, a media altura.

2.  En una sartén con un chorrito de aceite pochamos la cebolla picada muy menuda con una pizca de sal. Cuando comience a estar tierna, añadimos el pimiento picado también muy menudo, y finalmente cuando esté todo bien pochado, aproximadamente después de 15 minutos, añadimos el tomate y dejamos que se sofría lentamente otros 15 minutos hasta que quede una salsa espesa. al final rectificaremos de sal si hace falta.

3.  Cortamos la parte del pedúnculo a los calabacines y con la ayuda de una puntilla y una cuchara vamos vaciando su interior.

4.  Picamos con el cuchillo la carne que hemos extraído de los calabacines y la sofreímos con un poco de aceite y sal en una cazuela unos 8 minutos hasta que suelte casi todo el agua.

5.  Incorporamos el calabacín al sofrito de tomate.

6.  Salamos y troceamos en dados el atún y lo incorporamos al sofrito.

7.  Machacamos los ajos y el perejil en el mortero y lo agregamos al sofrito. Lo dejamos 2 minutos más y apagamos el fuego.

8.  Seguidamente rellenamos los calabacines con la ayuda de una cuchara e introducimos en el horno 10-15 minutos a 200ºC. Ya habremos sacado del horno las patatas y las vamos preparando para la guarnición. Las quitamos el papel de aluminio, las cortamos por la mitad y espolvoreamos con escamas de sal y perejil picado. Sabremos que las patatas están en su punto pinchándolas con un palillo.

Versión para imprimir