jueves, 13 de octubre de 2011

PUDING DE CALABAZA CON MORCILLA

Tiempo de preparación 1h y 30 min
Dificultad media




















Ingredientes (4 personas)

1 kg de calabaza
1/2 cebolla
1/2 puerro
6 huevos
1 morcilla de Burgos
2 cucharadas de queso crema
1 vaso de caldo de verduras
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta
50 g de queso curado rallado
1 chorrito de leche

Elaboración

  1. Precalentamos el horno a 200 ºC. Ponemos la calabaza abierta por la mitad (sin pepitas y con piel) sobre la bandeja del horno y horneamos durante 30 minutos o hasta que se pinche fácilmente con una brocheta. Cuando esté asada, con una cuchara sacamos la carne de la calabaza y reservamos. 
  2. Troceamos la cebolla y el puerro. Calentamos aceite en una olla y los rehogamos a fuego medio hasta que estén bien pochados.
  3. Añadimos la carne de la calabaza, el caldo, el queso crema, salpimentamos y trituramos. Separamos un vaso de este puré. 
  4. En un bol batimos los huevos y añadimos al puré cuando se haya enfriado un poco.
  5. Colocamos el relleno de la morcilla en la base del molde, que habremos engrasado previamente, y la chafamos con un tenedor hasta cubrir toda la base.
  6. Sobre la morcilla vertemos el puré y horneamos al baño maría a 180 ºC durante 30-40 minutos. Comprobamos que está cuajado pinchando con una brocheta, cuando ésta salga limpia nuestro puding estará listo.
  7. Esperamos que se enfríe un poco antes de desmoldar para que sea más fácil.
  8. Preparamos la salsa con el puré que habíamos apartado y el queso rallado. Para darle una consistencia más ligera añadimos un poco de leche, una o dos cucharadas, esto va al gusto.