miércoles, 20 de octubre de 2010

BUÑUELOS DE VIENTO AL VINO TINTO



Según lo prometido y como se acerca el Día de Todos los Santos hoy os he preparado una versión nueva de la receta clásica de buñuelos de viento. He utilizado la receta clásica como base y sólo he cambiado el agua por el vino. Se nota sobre todo en el sabor, como podéis comprobar en las fotos, queda una masa más oscura pero no acaba de coger el color del vino, pasa lo mismo que en el pan de vino. También los podéis rellenar de nata o crema, pero solos están para chuparse los dedos.


Ingredientes

250 ml de vino tinto de calidad
100 g de mantequilla
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar
150 g de harina tamizada
4 huevos
Aceite de oliva para freír
Azúcar glass


Elaboración
  1. Ponemos el vino con la mantequilla en un cazo al fuego hasta que hierva y se disuelva la mantequilla. Pero no hay que hervirlo demasiado.
  2. Retiramos del fuego y añadimos la harina, la sal y el azúcar. Cuando la mezcla esté suave volver a poner al fuego y remover con una cuchara de madera hasta que la masa quede seca y se despegue de las paredes.
  3. Fuera del fuego añadimos los huevos de uno en uno, es decir, añadimos el primero y removemos hasta que la masa lo haya absorbido por completo. Entonces podremos añadir el segundo huevo. Si utilizamos huevos grandes puede que el último no sea necesario añadirlo, deberemos vigilar que la masa no vaya a quedar demasiado ligera. La masa tiene que estar brillante y despegarse de la cuchara de madera.
  4. Calentar aceite en una freidora o sartén, freír la masa haciendo bolitas con la ayuda de dos cucharas, bien separadas entre sí porque se hinchan.
  5. Dejar escurrir el exceso de aceite sobre papel de cocina y a continuación pasar los buñuelos por azúcar glass.